Prensa

Honra con dibujos el arte de la cartografía

Hoy se presentan las exposiciones Cartografía de vida y Homenaje al instante de la artista Fabiola Tanus Meouchi. La muestra es un conjunto de dibujos creados con tinta china en papel algodón, en los cuales la diseñadora gráfica quiere mostrar que en la vida todo suma y ésa es una forma de ubicarla.


La artista mexicana con padres de origen libanés afirma en entrevista con La Razón, que su obra va de lo micro a lo macro, pues sus piezas son una vista a grandes rasgos de los viajes y caminos en su memoria, y la fotografía capta los instantes del ser, momentos que le dan vida a los sueños.

“El papel blanco me impone, pero es el lienzo en el que vas a dibujar, para mí es el lienzo en dónde vas a empezar a trabajar. En está muestra estoy utilizando papel de algodón, tinta china, grafito y grafito acuarelable”, expone la artista.

Sus obras son un conjunto de líneas que una a una dan forma a las ilustraciones en blanco y negro que muestran una vista aérea. Tanus trasladó sus trazos a placas de cerámica para complementar el tema del territorio, plasmado en su obra, las cuales también forman parte de la exhibición.

La realización de los dibujos que no tienen una vista fija como tal le llevó un año, en el cual se dedicó por completo al concepto de cartografía de vida; para montar Homenaje al instante transcurrieron cuatro años, entre la fecha de captura y el proceso de selección de las imágenes.

“Tú agarras un dibujo y lo puedes cambiar de orientación, lo tuve que firmar con tinta, pero tiene movimiento y lo puedes ver perfectamente bien,
armónico, aunque haya muchos trazos. Lo vas volteando como tú quieras y funciona, puedes interactuar con ellos. Lo que me interesa es que a la gente le despierten emociones y que a través de ellas les surja el color”, comenta la diseñadora.

Fabiola Tanus desde pequeña sintió una atracción especial por dibujar en el papel, porque lo encontraba como una forma de expresión, más tarde decidió dedicarse al diseño gráfico, profesión en la cual se sintió tranquila pudiendo pasar horas dibujando y aunque la ilustración es su pasión, explica que dedicarse a ello no es sencillo.

“Es difícil, no todo el mundo puede entender, es un terreno en el cual tienes que nutrirte continuamente, si es estético y gusta ¡qué padre!, es un plus, pero si tu necesidad es tocarle el alma a la gente de la misma forma en que te toca a ti, en ese sentido no es fácil que alguien entienda tu lenguaje”, afirma la artista.

Tanus Meouchi expresa que la labor del dibujante es solitaria y de introspección, en ocasiones se tiene la necesidad de hablar con alguien en el mismo lenguaje del autor, pero que se nutre de lo cotidiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *